• ¿Qué hacemos?
  • ¿Cómo lo hacemos?

    Con docentes en proceso de capacitación permanente: ofrecer una educación de calidad implica desarrollar un sólido programa de capacitación docente permanente. Por eso brindamos a las docentes la posibilidad de capacitarse a través de postítulos y con capacitadoras de primer nivel en cada temáticas.

    Adaptándonos a las necesidades particulares de cada chico: apuntamos a que cada uno desarrolle sus capacidades, fortalezca sus vínculos familiares y construya su proyecto de vida.

    Con programas desarrollados para complementar la enseñanza escolar: además de brindar apoyo en las asignaturas donde los chicos tienen dificultades, en el Apoyo Escolar se dictan talleres de Lecto-Escritura, Matemática, Computación, Arte, Educación Física y Formación cristiana.

    Desarrollando el hábito de la lectura: dos veces por semana se realizan talleres planificados en la biblioteca para despertar el interés por la lectura y desarrollar la imaginación de cada chico. Además se realizan préstamos de libros, y se invita a los alumnos a llevarlos a sus casas para lograr un momento compartido de lectura entre padres e hijos.

    A través de un proyecto 2.0 que acorte la brecha en el acceso a la tecnología: en el aula digital los niños y jóvenes aprenden a utilizar herramientas informáticas y a trabajar con software específico para complementar sus áreas curriculares. El dictado de clases de Informática permite a los niños desarrollar su capacidad de crear y razonar, brindándoles herramientas que serán de utilidad en su futuro.

    Brindando un espacio de juego en la colonia de verano: entre diciembre y febrero recibimos a todos los chicos que asisten durante el año al CAF y cuyos padres, por exigencias laborales, no pueden estar con ellos durante el día. En este espacio continúa el funcionamiento del comedor y buscamos para los chicos de diferentes edades los mismos objetivos que se persiguen en el Jardín y en el Apoyo, sólo que en un clima más propio de este período de descanso.

    Promoviendo que los chicos conozcan su país a través del campamento anual: el campamento es un espacio importante para la formación integral de los niños. Allí aprenden a relacionarse con sus pares y con los adultos saliendo del ámbito habitual donde se desenvuelven. En estos espacios se plantean situaciones concretas para ejercitar la cooperación, el respeto a la autoridad, el cumplimiento con responsabilidad de tareas necesarias para todos, entre muchas otras cualidades.